Seleccionar página

Estás tranquilamente haciendo tus tareas, a buen ritmo, estás contento de tus progresos, pero de repente, cual pájaro carpintero, alguien llama insistentemente tu atención haciendo que tu foco y concentración hagan el petate y se vayan con viento fresco.

La gente actual tiene la desconsideración de pensar que sus peticiones son más importantes que lo que sea que estés haciendo, y por lo tanto, tienen el derecho divino de interrumpirte para que les atiendas ipso facto.

Es uno de los mayores consumidores de tiempo que tenemos. Las interrupciones son aquellas cosas que te impidan acabar con la tarea con la que estás ahora y que te quitan mucho (principalmente tu tiempo) y te dan poco (no te acercan a tus sueños y objetivos, y en definitiva a ser feliz).

Cuando dicha persona haya sido atendida, buscas los restos destrozados de la señora concentración y su marido foco, que siguen asustados y que tienes que calmar por más de diez minutos.

Lo más importante que tienes que entender es que una persona que está enfocada en hacer una tarea tarda una media de diez minutos en volver a estar enfocada.

Tu cabeza, perdida en su mundo, empieza a pensar en otras cosas, como las rutinas que tiene que hacer o lo quedan por hacer

Si, hay trabajos en que las interrupciones son su manera de ser, como un cirujano en urgencias, tiene que estar atento a cualquier interrupción urgente que aparezca.

Hay interrupciones provocadas por un agente externo y otras en las que el único responsable eres tu. Otra hecho importante es que todo aquello que hagamos rutinariamente, se crea implícitamente una interrupción. Revisa tus rutinas, todo aquello que haces todos los días y estudia si puedes no repetirla todos los días, cada cuánto lo puedes hacer, o puedes hacerlas en menor tiempo de otra forma.

Estos maleantes aparecen de distintas formas y conocer a tu enemigo es saber manejarlo de manera adecuada.

<<Conoce a tu enemigo

y conócete a ti mismo,

y saldrás triunfador en mil batallas>>

Sun Tzu, “El Arte de la Guerra”

 

  • Las urgencias inevitables.

Son imprevistos, algo que aparece de repente y no se pueden desviar de ninguna forma. Por ejemplo, te avisan que un familiar está en el hospital o tienes que desalojar el efidificio por un simulacro de incendio. Este tipo de urgencias reales no tienes más que aceptarlas y saber que van a pasar. No hay sistema que pueda evitarlas. Cuando hayan acabado vuelve a tu planificación.

  • Las urgencias que no lo son

Son las sopas de pollo caliente… te llegan y piensas que tienes que solucionarlas enseguida, pero si piensas que son como una sopa de pollo caliente, dejaras reposarlo hasta que se enfríen un poco y sabes que?, casi siempre son nimiedades con aires de grandeza. Si aprendes a distinguir lo que es realmente urgente (como las inevitables) de las que no lo son, ganarás a parte de tiempo, una gran cantidad de paz mental.

Uno de los peores hábitos que cometemos y habría que erradicar cuanto antes, es mirar el correo a primera hora de la mañana y al entrar en el trabajo. Si tu tenías planeado hacer algo para ese día, el solo vistazo a los asuntos de tus correos tirarán al traste toda buena voluntad.

  • Tu auto-sabotaje

Para que negarlo, nos encantan algunas interrupciones, no encanta que un amigo que nos cae bien nos llame y nos tiremos una hora hablando con el, que haya un episodio de tu serie favorita y piensas más en verlo que en hacer lo que tienes que hacer. Lo importante aquí es entender que SOMOS HUMANOS y que tendemos a esas cosas.

<<La virtud es una disposición voluntaria adquirida

que consiste en un término medio entre dos extremos malos,

el uno por exceso y el otro por defecto>>

Aristóteles

            Comprender que eres humano y que vas a fallar de vez en cuando no es malo, no ocurre nada. Por que en término medio tienes que entender que tu destino en esta vida es el amor y la felicidad, el amor hacia tu pareja, amigos y las cosas que quieres hacer y conseguir; y la felicidad haciendo todo aquello que te haga feliz. Si sabes que algo te hace feliz pero no te hace llegar a tu destino, no importa, prográmatelo y hazlo en el momento adecuado. Siempre y cuando no dejes de hacer las verdaderas tareas que te lleven a tu destino.

  • Los consumidores de tiempo.

La gente tiene cientos de cosas al día que atención, y esto es importante, no tendrían que hacer por que no tendrían consecuencias o que fueran tan nimias que pasaran desapercibidas. Por ejemplo son las reuniones, conversaciones intrascendentes, el correo electrónico, los whassup, las llamadas telefónicas ….

Cuando estes enfocado en una tarea debes evitar las interrupciones lo mas posible. Ya sea en el trabajo o en tu casa, tienes que ayudar a la gente a entender que si estas enfocado en una tarea que eviten molestarte.

Tienes muchas formas de crear muros a tu alrededor para evitar dichas interrupciones

  • La primera de ellas es que si la gente de tu trabajo te quiere decir algo que te mande un correo y que no vengan a molestarte. Si es algo urgente e inevitable te pueden molestar pero en otro caso, que te escriban un correo. Eso, además, tiene doble beneficio. No te interrumpirán y harán que dejes las cosas que estas haciendo si no que les atenderás cuando leas su correo, y segundo, en el mundo corporativo evitaras los ‘yo te dije esto…’ si no que tendrás pruebas por escrito de lo que realmente querían.
  • La segunda forma que yo sigo tanto en casa como trabajando es que si estoy con los cascos de música es señal que estoy haciendo una tarea importante y que hay que evitar molestarme. En mi casa por ejemplo, pido que no se me moleste y si me quieren decir algo que no sea urgente que lo apunten en una lista que les dejo cerca y preparada todo aquello que me quieran decir.

Si alguien desconoce estos códigos explícaselos con amabilidad. La verdad nos hará libre.

  • No saber delegar con propiedad

El mayor consumidor de tiempo a mi gusto. Por cada tarea tienes que preguntarte si es de Alta Rentabilidad o de Baja Rentabilidad o puedes eliminar por ser de Nula Rentabilidad, y lo más importante, si hay que hacerla, si la tienes que hacer tu o es otra persona la mas adecuada para hacerlo. Ya hablamos de los tipos de tareas en otro artículo.

El problema que tenemos es que nos creemos más de lo que somos, somos el típico autónomo que piensa que nadie lo hace mejor que el su trabajo. Esto es super perjudicial, el querer hacerlo todo, el no dejo que nadie haga esto por que no saben, es lo más perjudicial que una persona pueda hacer.

Si piensas que a los que podías delegar un trabajo no saben, enséñales como quieres hacer las cosas.

Si sabes de alguien que puede hacer dicha tarea y no quieres por que no lo hace tan bien como tu, no seas necio, tu tiempo vale mucho más.

Delega lo máximo posible y déjate para ti lo que sean tareas de Alta Rentabilidad, aquellas que solo puedes hacer tu por que son parte de disfrute personal y te llevan a tu destino.

 

CONSEJOS PARA QUITAR EL MÁXIMO NÚMERO DE INTERRUPCIONES

  • Quita los avisos de entrada de correos, whatsapp etc, solo deja el de llamadas telefónicas si hay alguna urgencia pero dale solo a conocidos cercanos el teléfono.
  • Enseña con el ejemplo, si no te gusta que te interrumpan, no interrumpas. Si pides a la gente que te interrumpan con no urgencias en momentos que determines tu o que te manden un correo, no vayas tu y les interrumpas.
  • Delega lo máximo que puedas de las tareas, sobre todo si son de Baja Rentabilidad

Share This