Seleccionar página

Si aún no lo has descubierto, te comunico que los grandes resultados en la vida no ocurren por extraordinarios trabajos hercúleos en la vida. No, los grandes resultados en tu vida han sido una consecuencia inevitable de tus buenos hábitos. Y siento decírtelo, también tus grandes fracasos en tu vida son consecuencia inevitable de tus malos hábitos.

Como ya explique en este artículo del post: somos lo que hacemos repetidamente. Y ya lo dijo Gandhi:

 

<<Cuida de tus pensamientos porque se convertiran en tus palabras

Cuida de tus palabras, porque se convertirán en tus actos.

Cuida de tus actos, porque se convertirán en tus hábitos

Cuida de tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.>>

Gandhi

Si ves la primera frase, es la fundamental de todo el sistema. Cuidar de tus pensamientos es importantísimo para tener grandes avances en la vida. Todo lo que se materializa en lo físico, desde la creación de una bombilla hasta el tipo de relación con tu pareja, a nacido consciente o incoscientemente de un pensamiento. Si no tenemos cuidado con nuestros buenos y malos deseos podemos tener resultados que no deseamos.

El principal pensamiento que debes de tener es la creación de una estructura a prueba de fallos que evite que te alejes demasiado de tu destino. Somos humanos y errar es de humanos, pero podemos errar un poquito menos cada vez.

Te voy a poner un ejemplo sencillo, sabemos que tomar 5 piezas de fruta y verdura es el minimo adecuado de tener salud a largo plazo, aun asi, este habito de llevar con nosotros una pieza de fruta como una manzana o incluso un platano lo evitamos, y preferimos tomar un bollo, y cuando tenemos fruta al alcance preferimos elegir algo más rapido y que nos de una satisfacción inmediata. Pelar una pieza y comertela podría suponer como mucho de 2 a 5 minutos, y darnos a largo plazo una mejor salud, pero nuestro pensamiento de gula nos hace elegir el bollo o la chocolatina.

No digo que dejes de comer el bollo o la chocolatina, pero si tu te marcas tomar 5 piezas de fruta al dia creas un pensamiento y un acto saludable, y con el tiempo un habito.

Hay habitos malos que podemos ir contrarestando con habitos buenos, y ese es el truco para mejorar a largo plazo. Este pensamiento puede hacer una gran diferencia en tu vida: implantar pequeños cambios que eviten tus malos habitos o mejoren los que tienes.

Tu sabes ahora mismo al menos media docena de habitos que podrías implantar para mejorar de forma inmediata tu vida en estos momentos. Esta acumulación de hábitos puede dar un cambio radical a tu vida en cuestión de un año, y si te impones el propósito de seguir acumulando hábitos de gran calidad el resto de tu vida, puede ser indescriptible los resultados a medio largo plazo, siempre que elijas bien.

Nuestro propósito en este blog es el estudio de los hábitos que han llevado a grandes personas a grandes resultados y enseñar como implantarlos.

Empieza siempre por pequeños habitos, muy pequeños, que solo te lleven de 2 a 5 minutos para que no te agobies por falta de tiempo y los evites.

Cada uno en su lugar

Todos tenemos una serie de rutinas que hacemos según estemos en un sitio u otro. Por ejemplo al levantarnos, o al ir al trabajo en el coche o en el transporte público, o al empezar a trabajar, a la hora de comer, por la tarde a la vuelta de la comida, al volver a casa o en casa por la noche. Estos son los llamados contextos.

Pues bien, tus nuevos hábitos no valen para todos los contextos. Quiero decir que lavarte los dientes despues de comer con enjuague bucal no lo vas a hacer en el transporte publico (bueno, nadie te lo va a impedir y por hacer lo puedes hacer, pero raro va a quedar de largo).

Entonces cada vez que vayas a crear un habito piensa en donde deberías hacerlo, en que contexto y en que momento de ese contexto y escríbelo en una lista de tareas que solo vas a tener para ese contexto.

Asi, escrito en un papel o en una app de tareas, solo tienes que chequear que has cumplido con ese habito.

Que pasa con las tareas que tengo que cumplir durante todos los dias

Hay tareas que no tienen contexto.

Por ejemplo, si quiero beber más agua natural hasta 8 vasos mínimo (que es un habito imprescindible y no hay discusión) cada día, pondré en una lista de tareas que llamaré general del día.

En cada contexto tengo que revisar esta lista de tareas para ver cuales puedo ir cumpliendo.

Cuanto tiempo tengo que implantar un habito

Según los estudios en 30 días tienes el habito implantado.

Yo recomiendo que pongas en la tarea escrita del contexto del habito un numero que ponga las veces que llevas haciéndolo.

Así, cuando llegues a 30 días cumplidos (que no tienen que ser seguidos por que hay contextos como trabajar que haces de lunes a viernes) puedes agendarte ese habito para revisar que lo estas cumpliendo cada semana.

Cuando ves que a la semana lo has seguido cumpliendo, agéndalo cada 15 días, y luego cada mes, y si al mes lo sigues cumpliendo, recuérdalo cada 3 meses, luego 6, 1 año y ya cada 2 años.

¿Y que pasa si fallo y ya no lo hago? 

Pues si no has implantado otro que lo mejore, es que realmente has fallado con ese hábito. No te preocupes, es normal, lo que tienes que hacer es volverlo a poner en la casilla de salida. En su contexto y todos los dias hasta cumplir los 30 días, y si, estés donde estés, aunque estés en la frecuencia de 2 años.

Hábitos a implantar: 

  • Haz una lista de todas las cosas que creas que deberías mejorar y crea un habito para cada una de ellas
  • Elige cual es el contexto más adecuado para cada hábito
  • Implanta tus hábitos durante 30 días y luego repasa su persistencia cada semana, cada 15 días, cada mes, cada 3 meses, 6 meses, 1 año, 2 años y por ultimo cada 5 años

 

 

 

Share This