Seleccionar página

Como emprendedor tienes que conocer tus fortalezas y debilidades. Esto es fundamental si quieres llegar a ser excelente en tus proyectos.

Y no lo dudes todos las tenemos.

Tus fortalezas son aquellas que realmente se te dan bien siempre. Piensa en ellas como las que la gente te dice, guau, que bien te ha quedado esto, o que bien hiciste aquello.

En cambio, tus debilidades las detectarás al hacer esas tareas que te cuestan un horror terminar, son aquellas que siempre se te han dado mal, o los resultados distan mucho de ser lo bueno que te gustaría.

Tratamos siempre de enfocarnos en nuestras debilidades y no en nuestras fortalezas

Cuando se puso de moda el running yo también me apunté aunque sabía que siempre se me había dado mal, lo mío eran las pesas. Así que continué por qué hacer deporte tenía que ser una prioridad y el running tenía muchos beneficios y todos lo hacían. Pero empecé a faltar a las sesiones de grupo, hacer deporte no era divertido y me estresaba pensar que al día siguiente tenía otra sesión. Pero yo buscaba mejorar mi condición aeróbica… Y las pesas no iban a mejorarla ya que son anaeróbicas. Un día hablando con un colega que era entrenador de fisio culturismo me dijo, tú con tu cuerpo te vas a terminar lesionando las rodillas corriendo, eres como un elefante queriendo ser un keniata de maratón, si quieres hacer aeróbicos hazlos con las pesas, pasa de una serie de ejercicios a otros, con el nuevo estilo crossfit o entrenos de intervalos y ya me dirás si puedes hacer aeróbicos con las pesas.

Lo probé y vaya si fue aeróbico, acabe agotado. Pero lo más importante es que disfrute de nuevo ya que era lo que se me daba bien y me hacía sentir bien.

Cualquier emprendedor tienen que encontrar al menos tres habilidades en las que sea especialmente bueno. Si tienes dudas en que eres bueno, piensa que cosas tienes que hacer cuando emprendes que realmente disfrutas y te apasiona. Ese es un buen indicativo de lo que realmente deberías dedicarte cuando emprendes.

Y las debilidades?

Facil, piensa en aquello que realmente detestas hacer cuando emprendes, puede ser la contabilidad, o hacer una página web, da igual, tienen que ser cosas que realmente detestes hacer.

Esas son las tareas que deberías delegar siempre, hay muchas páginas como fiverr.com, donde gente por un presupuesto muy bueno pueden hacer todas esas tareas.

No solo por ganancia de motivación por no tenerlas que hacer, sino por qué un profesional las hará mejor que tú y ganarás muchísimo tiempo para dedicarte a tus fortalezas, es una opción de las de si o si que tienes que hacer como emprendedor.

Si tienes un equipo identifica las habilidades y debilidades de cada uno, haz que se enfoquen en sus habilidades y reparte las debilidades de cada uno, si puedes, en aquellos cuyas habilidades puedan solventar el problema, si no hay ninguno subcontrata a gente.

Al hacer esto, tanto de forma personal como en equipo, empezarás a hacer desaparecer tus debilidades y las de tu equipo, e incrementaréis exponencialmente vuestro potencial.

 

 

Haz lo bueno mejor, y lo mejor excelente

 

 

 

 

 

 

 

Share This